sábado, 17 de noviembre de 2012

PROHIBIDO COMER Y BEBER EN LAS CALLES DEL CENTRO DE ROMA

El Ayuntamiento de Roma ha prohibido comer en las calles del centro histórico de la capital italiana. Establece multas de 25 a 500 euros para quienes violen la normativa que busca proteger los lugares de interés histórico, artístico o arquitectónico de la polución turística.

El decreto del alcalde romano Gianni Alemanno, estará en vigencia hasta al 31 de diciembre. Se prohíbe pararse a comer, beber o cualquier forma de acampada “en zonas de particular interés histórico, artístico y arquitectónico” del centro romano.

Según el decreto, estas restricciones son necesarias porque en las principales atracciones turísticas de la ciudad no se respetan “las normas más elementales de decoro urbano”, y la gente derrama bebida o tira comida en las plazas, escaleras o fuentes históricas.

 Vía Antena 3 -
Foto Flickr CC brucknerite

Fuente texto e imagen: Fondo de Olla