domingo, 29 de septiembre de 2013

Horno de barro: cómo prenderlo - Capítulo 3


Share |

Cada semana, El Federal Web entregará recetas para cocinar en el horno de barro. Ya te enseñamos a construirlo. Ahora te decimos cómo prenderlo.


Antes de encender el fuego, repasemos qué se puede cocinar en un horno de barro alimentado a leña. 

* Carnes: Asado, lechón, pollo, cordero (tenemos una parrilla con ruedas fácil de meter y sacar para inspeccionar)

* Cualquier verdura: papa, batata, zapallo, ají morrón, berenjena, cebolla, ajo, choclo con chala, etcétera (con cáscara y todo)



* Empanadas, tartas, panes, tortas, budines y brochettes
 
Ahora así, anotá las instrucciones para prender un horno de barro. 

1. Armar una "casita", acostando dos palos medianos, paralelos y un tercero cruzado haciendo puente y formando un cuadrilátero. Luego, colocar dos más encima de los paralelos y otro más encima del que puentea.

2. Continuar apoyando de esta manera palos más finos hasta cerrar un techito, dejando una entrada para colocar en el centro unos bollos de papel. Encender y alimentar con más bollos hasta que se prenda la madera.

3. Entonces se corren las brasas a un costado o se retiran totalmente, de acuerdo a lo que se quiera cocinar y el modo que se elija. Se puede barrer el piso para cocinar a la piedra o en bandejas. 

4. Para saber la temperatura algunos hacen un bollo de papel y lo colocan en el lugar donde se va a cocinar, tapan el horno y a los instantes observan: si sólo hay cenizas estará demasiado caliente, si el papel se pone de color marrón puede estar a punto, y si esta blanco esta demasiado frío. Otros insertan un termómetro y chequean la temperatura sin abrir la puerta, lo cual puede no estar mal para los inexpertos pero le quita un poco del misterio y el encanto de la mano maestra del hornero.

5. Si el horno esta muy caliente (270º C) y las piezas son grandes (como de un puño), es muy posible que se doren rápidamente y estén crudas adentro. Cuanto más grande es una pieza (pan de campo o carne) necesita más tiempo y menos calor (unos 200º C) para estar cocinada. Pero si lo que cocinamos es fino o pequeño, con unos minutos bien calientes de horno alcanza, así el calor penetra y la superficie se dora equilibradamente. Por ejemplo: pizzas, empanadas, pancitos, corte de carne delgados.
 
En fin, ahora sólo queda elegir el menú y dejarse encantar por esa pasión llamada horno de barro.