martes, 18 de mayo de 2010

"La guerra del hummus" enfrenta a Israel y Libano en un nuevo terreno: el gastronómico

Imagen de Clarin



Más de 300 cocineros libaneses consiguieron recuperar el récord Guiness por el plato de hummus más grande del mundo: 10.452 kilos. Más del doble que el que le había dado el título mundial a los israelíes en enero pasado.

El hummus es un plato que despierta pasiones y rivalidad en el Oriente Medio. Es una sencilla pasta a base de garbanzos, tahine (pasta de sésamo), jugo de limón y aceite de oliva, que muchos países se atribuyen como propia. Es así como, en un continente regado de conflictos bélicos, Líbano e Israel se disputan el título por el plato de hummus más grande del mundo en una escalada que los medios han denominado "La Guerra del Hummus".

En 8 de mayo pasado, 300 cocineros libaneses dieron el último golpe en esta guerra culinaria, devolviendo a su país el record Guiness por el plato de hummus más grande del mundo. El plato ganador pesó 10.452 kilos. De acuerdo a la prensa local, la receta incluyó 8 toneladas de garbanzos, 2 toneladas de tahine, 2 toneladas de jugo de limón y 70 kilográmos de aceite de oliva.

Este plato pesó más del doble que aquel que le dio el título mundial a los israelíes en enero de este año. El inversor detrás de ese logro fue el millonario israelí-árabe Jawdat Ibrahim, dueño de restaurantes que ganó la lotería estadounidense y decidió invertir en este esfuerzo declarando que "la competencia es saludable".

A falta de un mejor recipiente, los israelíes volcaron la preparación en una antena parabólica prestada por un canal de televisión vecino al pueblo de Abu Ghosh, a las afueras de Jerusalén, donde se concretó la hazaña. En tanto, los libaneses fabricaron especialmente para la ocasión un recipiente gigante que a su vez rompió el record del plato de cerámica más grande del mundo.

De acuerdo al periodista israelí Shooky Galili, escritor de un blog especializado en hummus, "esta 'guerra del hummus' es definitivamente una de las guerras más agradables que tenemos en la región. Esperemos que nuestras próximas guerras sean del mismo estilo".

Fuente: Clarin