domingo, 22 de febrero de 2009

El pan deseado -Muffins-

Antiguamente, así eran llamados los muffins en Inglaterra.
Hoy protagonistas indiscutibles de desayunos y meriendas en muchos países, también pueden serlo aquí.
Dulces o salados, son muy fáciles de realizar

Estas masas, que tienen su origen en la repostería inglesa, fueron subiendo en la escala social a través del tiempo.

Antiguamente, los muffins eran tradicionales entre la gente humilde y los criados de los sectores adinerados de Inglaterra. En ese entonces, el panadero de la familia era quien se encargaba de elaborarlos, para ser consumidos entre su gente, empleando las sobras de pan y galletas.

Más tarde, estos panecillos comenzaron a ganar fama entre las clases más altas y se convirtieron rápidamente en el llamado pan deseado.
Un infaltable bocado a la hora del té en hogares, restaurantes, hoteles y clubes privados. Pero fueron los americanos quienes hicieron de esta delicia su alimento preferido también en el desayuno.
Ya muy populares, la variedad de muffins se fue ampliando cada vez más.
En la actualidad, los chefs más reconocidos del mundo van creando, con distintos elementos, nuevas recetas que realzan sabores, texturas y aromas. Basta animarse a jugar con los ingredientes.
Esa es la propuesta para llevar a la mesa diferentes tipos de pancitos a los que nadie se va a poder resistir.

Por Dolli Irigoyen
info@dolliirigoyen.com.ar

Lo que hay que saber

Los muffins se conservan bien durante varios días en la heladera y pueden volver a servirse como si estuvieran recién hechos.
Sólo hay que templarlos 2 minutos en el horno o 10 segundos en el microondas.

La Nacion Revista