domingo, 16 de noviembre de 2008

Deco / Porcelana y plata: El arte de la mesa

Usar los cubiertos y la vajilla adecuada para presentar una comida es un signo del refinamiento del anfitrión y de su aprecio por los invitados. Aquí, la historia de dos marcas que se han dedicado por siglos a mantener vivo ese ritual

París.- Fue Catalina de Medici quien en el siglo XVI impuso en la corte francesa la costumbre de que damas y caballeros compartieran la mesa. Al casarse con Enrique II había traído de Italia a un séquito de chefs y la fina vajilla con la que deslumbraría a sus invitados. Ella introdujo en Francia el uso del tenedor y de la servilleta, cuya invención se atribuye a Leonardo da Vinci.

Frente a la desmesura de los banquetes medievales, el arte de la mesa se convirtió desde entonces en sinónimo de buen gusto. Prestigiosas marcas, como Christofle en orfebrería y Villeroy & Boch en cerámica, se han dedicado durante siglos a mantener vivo ese ritual.

Creada en 1830, Christofle adornó con su platería la mesa de Napoleón III, que encargó un servicio completo grabado con su sello imperial. La tradición de que cada ocupante del Palacio del Elíseo tenga su propia línea hecha por la marca se mantiene hasta nuestros días. El actual mandatario francés, Nicolas Sarkozy, ordenó un set de cubiertos con su firma y el emblema del Elíseo, y puso en su lista de casamiento con Carla Bruni varias piezas de alta orfebrería de la marca, como cucharas moka de plata labrada, soperas y ensaladeras. 

(continúa)


Por Mercedes Funes (enviada especial)

mfunes@lanacion.com.ar

Para saber más: 

www.linterditregalos.com.ar

www.villeroy-boch.com

www.christofle.com