lunes, 1 de noviembre de 2010

Récord de oliva


Imagen: La Nacion Revista


La selección del fruto es fundamental para la calidad final.


Las aceitunas locales dan cada vez más y mejores aceites. Además, nuestros exponentes ganan medallas en los concursos mundiales

El aceite se vuelve cada vez más un producto gourmet y el abanico de opciones crece. Ya no alcanza con que sea extra virgen, prensado en frío y con mínima acidez, sino que puedan combinarse variedades, cosechas y dar promesas a los paladares conocedores. Es por eso que quienes los elaboran tratan de ganar el mercado y convocar adeptos con múltiples recetas.

Van desde los blends hasta el varietalismo, donde la aceituna arauco se impone como el malbec en el vino. Pero también hay otras menos conocidas, y muchas en investigación, como arbequina, picual, coratina, frantoio o farga.

El origen es otro factor diferencial: muchas bodegas mendocinas tienen sus plantaciones de olivos, pero también San Juan, La Rioja, Córdoba y Catamarca marcan el tiempo del fruto prensado.

Para ejemplificar, la cantidad de oferta local en Olivinus 2010, el concurso latinoamericano donde se eligen los mejores del mundo, Argentina sorprendió al jurado por su calidad y quedó en primer lugar con 78 premios. La siguieron España, con 17; Uruguay, con 14; Israel, con 5, y Chile y Portugal, ambos con 1. La oferta de las casas productoras también llega en frascos de aceitunas con y sin carozo, etiquetados según las variedades.

El cuarto litro de extra virgen suele estar entre 20 y 35 pesos, y el medio a partir de 30. Pasen y vean:

(continua)

Fuente: La Nacion Revista