lunes, 17 de mayo de 2010

Slow Food: alimentos buenos, limpios y sanos

Con más de 20 años de vida, el Movimiento Slow Food nacido en Italia está ramificado por todo el mundo con más 90 mil socios.
La valorizaron de los alimentos típicos y de las producciones locales son dos de sus valores más difundidos.

Por: Diego Abdo

Cuando en 1986 el sociólogo y periodista Carlos Petrini, con un historial de compromiso en política y en asociacionismo, formó en Italia el primer eslabón de lo que sería el Movimiento Slow Food seguramente no imaginó la repercusión mundial que esta filosofía, que invita a tomar conciencia sobre el derecho de consumir alimentos de calidad, sanos y amigables con el medio ambiente que lo rodea, alcanzaría.

24 años después el Movimiento cuenta en todo el mundo con más de 90 mil socios y una presencia activa en más de 107 países. Desde aquellos días fundacionales los socios que conforman el Movimiento contribuyen en la conservación de la biodiversidad de cada territorio, que implica el reconocimiento del esfuerzo de producción que está detrás de cada alimento.

El 9 de diciembre de 1989, Petrini crea el Manifiesto del Movimiento Internacional Slow Food que es suscrito por más de veinte delegaciones procedentes de distintos países del mundo. Petrini es elegido Presidente, cargo que mantiene hasta la actualidad, y elabora a lo largo de los años una nueva idea de gastronomía, que contempla la comida como resultado de procesos culturales, históricos, económicos y ambientales, dando un impulso decisivo a la creación de la primera Universidad de Ciencias Gastronómicas del mundo.

Tres conceptos en los alimentos


La filosofía de Slow Food maneja tres conceptos fundamentales propios de la "eco-gastronomía": los alimentos deben ser "Buenos, Limpios y Justos". "Bueno porque el alimento tiene que ser de calidad; Justo porque los productores deben ganar un precio justo y solo se hace si se respeta su producción; y Limpio porque hay que respetar y tutelar el medio ambiente", explica la italiana Lia Poggio, coordinadora del Movimiento Slow Food en América Latina.

(continua)

Fuente: ViaRestò Clarin