sábado, 24 de abril de 2010

Bagel, un pan con historia

Lo trajeron a América los europeos después de las guerras mundiales. Adaptado a las nuevas épocas, la tradición se mantiene

Después de las guerras mundiales, los europeos que llegaban a América del Norte transportaban enseres y costumbres de muchos siglos atrás.

Esos grupos dividían sus gustos entre los oscuros panes hechos con centeno y otros cereales molidos enteros y los bagel, una preparación amasada con harina blanca, levadura, agua y aceite.

Ganaron espacio en los deli neoyorquinos, especialmente donde se asentaba la colectividad judía. Los hacían a mano, en forma de roscas, los sumergían en agua hirviendo con sal -primer paso de la receta original-, los escurrían con espumadera y una vez enfriados los pintaban con huevo y espolvoreaban con diferentes semillas. Así pasaban al horno.

Generalmente se vendían en los quioscos de la calle, en bolsitas, y servían de primer desayuno hasta llegar al trabajo.

Esta costumbre continúa, pero el bagel-sandwich es otra cosa: una rosca rellena con queso crema con cebollín y salmón ahumado; o con pastrami y pepinos; o con arenque con crema y ruedas de cebolla.

La industria panadera desarrolló una máquina que los amasa: salen con forma de rosca, pero para ganar tiempo se hornean directamente.

Quienes conocen su verdadero sabor buscan ese interior gomoso y aún caliente que los caracteriza. Los modernos tienen una corteza más gruesa, con o sin semillas, cebolla frita o ajo. Los servicios de lunch incorporaron el minibagel con diferentes rellenos, a modo de práctico food finger.

En los súper también se consiguen chips de bagel, ruedas delgadas de bagel horneadas como tostadas, y bagel amasado con diferentes harinas, pasas de uva, con y sin sal.

¿Difícil de hacer?

No tanto. Aquí, la receta: amasar firmemente 4 tazas de harina, 1 cucharada de azúcar moreno, 50 gramos de levadura de cerveza, 1 cucharada de sal, 4 cucharadas de aceite, 1 ¾ taza de agua tibia. Dejar descansar. Separar en trozos de 15 cm de largo, unir sus extremos para formar una rosca, dejar levar, pintar con huevo, espolvorear con semillas y hornear.

Por Miriam Becker

Agradecimiento Schuster Catering

1. Ensalada europea

Mezclar arenque picado con crema de leche, remolacha cocida y picada, pepino agridulce picado. Servir sobre el bagel abierto

2. Al estilo rumano

Preparar la masa con 3 tazas de harina de trigo y 1 de harina de maíz

3. Como recién hechos

En el freezer, envueltos en papel de aluminio. Al calentarlos, retoman su textura


Fuente: La Nacion