viernes, 12 de junio de 2009

Tendencias

Rubias, coloradas & morochas

Las cervezas para disfrutar en invierno. son optimas para acompañar fiambres de sabor intenso y platos bien condimentados. Sus aromas se relacionan con el cacao, el cafe o la nuez y su espuma es densa y persistente.

Por estas latitudes se está imponiendo una moda que en Europa es tradición, las cervezas de invierno.
Bien elaboradas, lejos están de aquellas que se beben heladas para saciar la sed.
Las llamadas especiales, como las artesanales y algunas importadas, son buena compañía para las comidas.

"Las cervezas de invierno son corpulentas, fuertes y bastante calóricas", cuenta Leo Ferrari en nombre de Antares. Y aconseja: "Se disfrutan mejor entre los 8° y 12°, para que el frío no adormezca los sentidos y poder apreciar sus aromas y sabor". Las más representativas de la línea Antares son las Stout y la Bock, o su versión más fuerte, Doppelbock, originarias de Bélgica, Reino Unido y Alemania.

En la Argentina desarrollaron la Imperial Stout, muy oscura y de intenso sabor torrado, con maltas horneadas que recuerdan al cacao o al café.
(continua)

Ollas&Sartenes