miércoles, 1 de abril de 2009

Huevos de Pascua

Si son caseros, los huevos de pascua duplican el valor afectivo del festejo.

Los protagonistas del domingo de Pascua son los típicos huevos. Y es bueno saber que, con buen asesoramiento, se pueden preparar en casa.

Ingrid Cuk hoy nos enseña el abecé de la tarea.
Para empezar, hay que conseguir los moldes, limpiarlos con alcohol y dejarlos secar.
El ingrediente básico es el chocolate cobertura, al que hay que someter al proceso de templado (sucesivos cambios de temperatura) para que cristalice la manteca de cacao. De esta manera, las piezas de chocolate se desmoldan mejor y adquieren brillo, textura pareja y mayor duración.
¿Consejos?
A los principiantes les resultará más fácil desmoldar si logran paredes gruesas. Y conviene conseguir un termómetro digital para medir la temperatura.

HUEVOS ARTESANALES

Escuela del chocolate Ingrid Cuk

1 Templado: Picar el chocolate y colocarlo en un bol. Derretirlo a bañomaría, revolviendo hasta llegar a 49° o 50 grados si es oscuro, 48° si es con leche y 46° si es blanco.

2 Espatular el chocolate sobre una mesada de mármol hasta bajar la temperatura a 28°. O colocar el bol con el chocolate derretido dentro de otro bol con agua helada.

3 Pasar el bol con chocolate a un bañomaría caliente, unos segundos, hasta alcanzar los 31°, revolviendo constantemente para que cambie su textura cremosa por una fluida.

4 Armado del huevo con la técnica de llenado y vaciado: Limpiar el molde con un algodón embebido en alcohol. Dejarlo secar. Verter el chocolate en el molde hasta llenarlo.

5 Vaciar el molde. Cuidar que las paredes queden cubiertas haciendo movimientos circulares hasta que comience a secarse. Si la capa resultó muy delgada, repetir la operación.

6 Pasar una espátula por los bordes para retirar el excedente de chocolate. Reservar 10 horas en un lugar fresco y seco. Repetir con otro molde para obtener la otra mitad del huevo.

7 Pasadas las 10 horas (como mínimo), desmoldar con cuidado las piezas para que no se partan. En el interior pueden colocarse confites, sorpresas o pequeños bombones.

8 Para pegar las dos mitades, cargar una manga de repostería con chocolate derretido y recorrer los bordes de ambas mitades. Pegarlas entre sí poniéndolas en contacto.

9 Cubrir con chocolate derretido el cierre de los huevos, para disimularlo. Y se puede decorar haciendo dibujos de chocolate o con glasé de colores.

Dato: Ingrid Cuk 4671-6762

Ollas&Sartenes