jueves, 9 de octubre de 2008

Scones - El Invitado Inglés- Osvaldo Gross -

Hoy la mesa del té se completa con la tradicional dulzura británica: estos deliciosos scons llegan puntuales para el five o' clock. Van tres fórmulas con éxito asegurado.


Desde épocas victorianas, en la corte inglesa, tanto a la hora del desayuno como en la del té, reinan unos bocados simples y deliciosos: los scons. Se sirven recién horneados y se devoran solos o acompañados con manteca y/o dulces o pastas de quesos saborizados. Dicen los entendidos que una regla básica que no debe romperse es la de compartirlos, porque los scons nacieron para ser disfrutados en compañía.

En el salón preferido de los Windsor, la casa Fortnum & Mason de Londres, fundada en 1707, los sirven en vajilla de porcelana, cristalería y utensilios de plata, todas las tardes, entre las 15 y las 17,30 horas, con fondo musical de piano. La bandeja, con una selección de scons recién horneados, se completa con manteca (doble crema), mermelada casera de frutillas y lemoncurd, una crema de limón deliciosa.

Por supuesto, el té es protagonista, en este caso el elegido es el Real Blend Tea, mezcla secreta que preparan para la casa real.

Osvaldo Gross, director de la carrera de pastelería del IAG, los prepara con diferentes fórmulas, publicadas en su libro Pastelería sin secretos (agotado: para que sus fans no sufran, les contamos que pueden buscar otras recetas muy buenas en Pastelería base).

Osvaldo aclara que los scons también pueden utilizarse para armar bocadillos para una mesa fría; la fórmula de gruyer se puede reemplazar por parmesano y los higos por peras disecadas. 

¿Otra posibilidad? Agregar a la masa (en lugar de queso y frutas) 200 gramos de tomates secos hidratados con aceite de oliva y ajo y un toque de tomillo fresco picado.

Y antes de pasar a la mesada, el experto recuerda que la crema doble de la receta de cream scons no es fácil de encontrar en la Argentina, por eso conviene elegir la crema de leche más espesa que se consiga, y otra opción es reemplazarla por queso mascarpone. 

Esta fórmula es más tierna que la de los scons nature, es importante que no pierda frío al trabajarla. Si se nota demasiado blanda, hay que enfriar los scons durante unos minutos después de cortarlos y antes de hornearlos.

La masa de los scons nature puede conservarse en frío durante 2 días, pero conviene recordar que los scons deben hornearse justo antes de servir el té.
 Si hiciera falta adelantar la tarea, es preferible preparar la masa, cortar las piezas, disponerlas en las placas y guardarlos en la heladera hasta el momento de la cocción. De esta manera podrá saborearlos recién salidos del horno.

Scons de gruyer e higos

Lo que llevan:

queso gruyer 100 g 
higos secos 100 g 
harina 250 g 
azúcar 60 g 
polvo para hornear 2 cucharaditas _levadura quimica-
sal 1 cucharadita
manteca 100 g -mantequilla-
huevo 1
leche 150 cc

Cómo se hacen:

Cortar en cubos muy pequeños el queso y los higos.
 Espolvorearlos con 1 cucharada de harina
Colocar en la procesadora la harina, el azúcar, el polvo para hornear, la sal y la manteca fría. 
Procesar hasta obtener migas. 
Agregar el huevo y la leche y formar una masa blanda. Incorporarle el queso y los higos
Estirar hasta lograr un espesor de 2 centímetros. 
Cortar los scons con cortapastas de 4 cm de diámetro. 
Apoyarlos sobre placas y hornear en moderado (180°) de 15 a 20 minutos.



Cream scons

Leer receta completa aqui

Ollas&Sartenes - Diario Clarin -