viernes, 24 de octubre de 2008

Ollas y Sartenes...deliciosas recetas

» Tarta rústica de cebollas y nueces
» Secretos de los chefs
» Langostinos con crema de cebolla roja
» Pollo salteado al verdeo
» Ojo de bife con cebolla crocante
» Risotto a la plancha con ensalada

Secretos de los chefs

Adrián Sarkissian A la hora de pelar y picar la cebolla, abrir la canilla de agua fría para evitar las lágrimas (o pelarlas bajo el agua).
Comprar las cebollas más nuevas posibles (sin brotes), firmes y sin olor sulfuroso.
Guardarlas en un lugar seco y oscuro. No en la heladera, porque se brotan.
La cebolla se puede reemplazar por echalotes, pertenecen a la misma familia.
Plante las cebollas brotadas y utilice el brote tierno en ensaladas u omelettes.
Si va a servir cebolla cruda, después de picarla se la puede sumergir unos minutos en agua caliente y luego en agua helada. Así se atenúa el sabor.
La salsa criolla puede acompañar cualquier carne asada.
El escabeche de hongos puede servirse como aperitivo.
La masa de tarta debe estar bien fría cuando se la coloca en el molde para evitar que se baje durante la cocción.
Para cocinarla vacía, cubrirla con papel aluminio y un puñado de garbanzos o porotos.
Para hacer huevos poch&eciric;, elegir huevos bien frescos.
Si la cebolla (entera, picada o en aros) se cocina a fuego bajo durante mucho tiempo, tomará color dorado y un sabor dulzón delicioso.
Para eliminar el olor de las manos, frotarlas con café molido o con jugo de limón.
También se vende un jabón metálico que absorbe el olor.Para eliminar su rastro en el aliento, se recomienda masticar granos de café o un cabito de perejil.