miércoles, 25 de junio de 2014

Detrás de las comidas: ¿por qué las facturas llevan esos nombres?

Los platos dicen mucho del lugar donde se consumen, de la historia y de la gente que los prepara. Las facturas, también tienen su historia.

 La comida dice mucho sobre la geografía, la época y la cultura de los lugares donde fueron creadas y consumidas.

Todos los platos tienen una historia detrás, a veces casual, a veces deliberada y en la mayoría de los casos, insólita.
 Por ejemplo, ¿alguna vez te pusiste a pensar por qué la mayoría de las facturas que compramos habitualmente en la panadería tienen los nombres que tienen?
¿A quién se le ocurrió bautizarlas "vigilante", "bola de fraile" o "cañoncito"?

 Semejantes nombres no podían ser casuales y tienen un por qué.

Resulta que alrededor de 1888 los panaderos tenían un sindicato organizado por el anarquista Enrico Ferrer y resultaron una huelga que duró más de diez días.

 Además de dejar de trabajar por casi dos semanas, los panaderos decidieron combatir a través de los nombres de sus facturas.

Así, los obreros panaderos anarquistas protestaron a través de sus creaciones.

 Sacramentos: similares a las medialunas, ideales para rellenar con jamón y queso, su nombre es una crítica a la Iglesia.

 Bolas de fraile: rellenas de dulce de leche o crema pastelera, los panaderos de 1888 les pusieron ese nombre para ironizar sobre la iglesia.





Bombas: su nombre directamente se burla del ejército. Son los clásicos profiteroles, rellenos de crema o dulce.






 Cañoncitos: con pastelera o dulce de leche, espolvoreados con azúcar impalpable, el nombre hace alusión también al ejército.





 Vigilantes: su nombre es una burla a la fuerza policial. Junto con las medialunas, son una de las facturas más simples, clásicas y ricas.

 El sindicalista Enrico Ferrer había nacido en 1853 y era un anarquista fugado de Italia. Llegó a Argentina en 1887 y colaboró en la formación de sindicatos. Así que ya ves, gastronomía, historia y cultura, van de la mano y cuando te sientes frente a un palto, pensá que detrás de él hay mucho más que una mezcla sabrosa de ingredientes.

Fuente texto e imagenes: Diario Veloz

Por Nieves Otero -Periodista