domingo, 14 de febrero de 2010

Besos con Sabor a chocolate

Manos a la obra. Los artífices de la elaboración de los chocolatines que son un emblema de Italia
Foto: Gentileza Baci





Nacido hace más de 80 años, el bombón Bacio Perugina se ha convertido en un clásico italiano a la hora de regalar para fechas especiales. La historia de un placer que endulza a millones

PERUGIA.- "Il cuore é una ricchezza che non si vende, non si compra, ma si regala"; "The heart cannot be bought or sold but only given"; "El corazón es una riqueza que no se vende, no se compra, pero se regala."


Este refrán de amor, anónimo, se lee -también en portugués y francés-, en un pedacito de papel que envuelve a uno de los chocolatines más famosos del mundo: el mítico Bacio Perugina. Con su crocante avellana en la cima y su insuperable mezcla de gianduia y chocolate fundido, este bombón, nacido en 1922, se ha convertido en uno de los íconos de la historia de la repostería hecha en Italia.


Nada mejor que San Valentín, la fiesta de los enamorados, para descubrir todos los secretos del Bacio, símbolo indiscutido de esta celebración.

A pocos kilómetros de Perugia se levanta la única fábrica de Baci que hay en el mundo.

No por nada todo el mundo asocia Perugia -ciudad en la que Pietro di Cristoforo Vannucci (1450-1523), llamado "el Perugino", dejó frescos maravillosos-, con el famoso Bacio.


Elisabetta Pique