miércoles, 25 de febrero de 2009

Vins - Grande en Japón -

Los nipones demandan vinos argentinos y las bodegas locales encuentran un nicho emergente sumamente atractivo para colocar sus múltiples productos.

Megalópolis superpobladas, engamadas con tasas de natalidad que rankean entre las más bajas del mundo, pero que se traducen en una población de buen nivel económico, convierten a Japón en un interesante fenómeno de mercado para los grandes exportadores de la industria vitivinícola. Como muestra, basta con revisar los números del 2008. 

El año pasado, los envíos de vino argentino crecieron 67% en volumen y 58% en valor. Y las exportaciones a granel reportaron ingresos por 9,5 millones de dólares. La producción de vinos nipona es escasa, por lo que la mayoría de las etiquetas consumidas allí son de origen extranjero. Datos de la consultora MRT revelan que Japón es el quinto destino en exportaciones de vino argentino a granel. Durante el 2008, se exportaron 8.695.810 de litros, lo que equivale a un aumento de 9,28% en el volumen comercializado. Pero lo más llamativo es el fuerte incremento en el valor de estas operaciones, que mostraron una suba del 43%. El consumo de vino en Japón es un fenómeno relativamente nuevo. En el siglo XVI, un grupo de avezados misioneros lo introdujo en esas latitudes, pero nunca fue tomado como un producto de consumo

(continua)


Cuisine&Vins