sábado, 14 de febrero de 2009

Comer afuera, en el km 50 (Ruta Panemericana, Ramal Pilar)

La Nacion Countries

Pese a que la oferta gastronómica de Pilar sigue multiplicándose, su ritmo es bastante más tranquilo que el del último año. Con variedad de cartas y precios, hay espacios para la familia y otros más tranquilos, en tono romántico

Gran variedad de restaurantes se abren paso a lo largo del km 50, Panamericana ramal Pilar, punto clave en la zona, fusionando la gastronomía, el buen vino y el confort que ofrece cada lugar para diferentes ocasiones.

Pilar cuenta hoy con una amplia carta de sabores donde se alternan los platos vernáculos y los de la cocina internacional con amplitud de variantes.

El recorrido comienza a la altura del km 49,5 de la Panamericana, donde se han instaladoYoko´s y Amore Mio, que conforman un paseo gastronómico para todas las edades y los gustos. Este último es un espacio muy cálido, romántico, donde la música es suave y tranquila. Un detalle: la vajilla es vanguardista con cuadros y arreglos en tonalidades violeta y el blanco.
Propone los típicos sabores de la comida casera y si bien se privilegia los platos de inspiración italiana, sobre todo en materia de pastas y salsas, también propone platos mediterráneos, pollo, salmón y carnes en porciones abundantes. La carta así como las sugerencias cambian todas las semanas ya que se le presta mucha atención a las exigencias del público.
El local abre sus puertas de lunes a sábado, de 13 a 15 y de 20 a 1.30; tiene capacidad para 80 personas en un espacio bien distribuido en dos pisos, con un sector fumadores en la planta alta. Para los días en que el tiempo lo permite se instalan, además, varias mesitas afuera, de 15 a 20.

Amore Mio recibe un público selecto que ronda los 40 años en adelante, por lo general de la Capital y la zona.
El valor promedio por persona es de 75 pesos a la noche y en cuanto a los vinos, se encuentran bodegas como La Rural, Catena Zapata y Lagarde, con precios que oscilan entre los 39 y 110 pesos, aunque hay opciones que superan ese rango. Al medio día brinda además un menú ejecutivo mucho más económico.

Por las noches, este espacio se une conYoko´s y ofrecen a su gente un paseo gastronómico bien ambientado con luces tenues, vajillas y velas.
La diferencia está en que Yoko´s apunta a un público de entre 35 y 55 años, y se caracteriza por una cocina oriental fusionada con aromas peruanos y japoneses donde prevalece el sushi.
El valor promedio del cubierto es de 75 pesos y también propone un menú ejecutivo al mediodía. Por las noches, además, se puede disfrutar de una barra de tragos afuera.
Yoko´s abre todos los días, de 12 a 15.30 y de 20 al cierre, salvo domingo al mediodía, que permanece cerrado.


Algunas de las ventajas con las que cuentan estos lugares es que se encuentran en un complejo cerrado, con estacionamiento privado, barrera de seguridad y poseen una plaza con mesas y sillas para disfrutar del aire libre.

Otra alternativa para considerar está en el Shopping Torres del Sol, donde desde hace tan sólo tres meses funciona Red Ginger, que propone un tour gastronómico de Medio Oriente a Asia, ambientado por dentro y por fuera para la ocasión.
Entre sus platos se incluyen sushi, los pescados y mariscos, carnes, pastas y alternativas vegetarianas. Los valores oscilan los 70 pesos con vino incluido y también sugiere el menú ejecutivo, que incluye sushi en la semana, con valores entre 22 y 30 pesos.
El lugar tiene una capacidad para 80 cubiertos y abre sus puertas todos los días, de 9 al cierre, salvo sábado y domingo, que no abre al mediodía. Además, presenta la posibilidad de realizar eventos y catering para lo cual sólo es necesario avisar con 20 días de anticipación.


Otra propuesta en Torres del Sol es Cheetah, un restaurante bar & show que propone un servicio diferente. Si bien abre de lunes a sábado, los fines de semana ofrece cenas a partir de las 21. Viernes y sábado complementa la velada con un show a partir de las 12.30 y el dancing, de 1.30 en adelante.
Su especialidad es la comida mediterránea y el valor es de 6 pesos el cubierto y los platos a partir de 25, salvo el menú ejecutivo que ronda los 27 con una entrada, plato principal, postre o café y agua o gaseosa.
Los fines de semana, a la hora del dancing llega con una propuesta barra/bar. La entrada en caso de no cenar en el lugar es de 30 pesos para las mujeres y 60 para los varones, ambos con una consumición.


Las Palmas del Pilar también ofrece sus ventajas en cuanto a calidad gastronómica. Allí se afirma Ten Rivers Gourmands, ambientado con un estilo rústico y cálido, pero con toques modernos, ya que apunta a todos aquellos que buscan sentirse como en su casa. Esto significa que se les brinda todas las comodidades en un lugar desestructurado, pero con los detalles que lo diferencian del resto. Funciona todos los días, de 11 a 16 y de 19 al cierre, salvo fines de semana que se trabaja de corrido. La propuesta consiste en acercar a los clientes productos que llegan de la Patagonia como la trucha, el cordero, los ahumados de carnes salvajes, el salmón, los quesos artesanales de cabra y oveja, bombones de chocolate especiales, hongos y fiambres para las tablas que ya los caracterizan. Cuenta con un servicio de té completo en trípticos de hierro y cerámica para brindar un exquisito té patagónico que se acompaña con una carta de esa infusión en hebras de 16 variedades.
Los valores rondan los 50 pesos por persona, sin bebida. Los vinos son, entre otros, de bodegas del fin del mundo y respecto de las sugerencias, vale comentar que cuentan con un chef italiano y trabajan todos los días con tres opciones y valores distintos.


Para finalizar, en el Complejo Village Cinemas se destaca La Caballeriza y Don Juan de Marco.

La Caballeriza es un lugar típicamente ambientado como los primeros locales de la cadena, con pisos y paredes de ladrillo a la vista, revestimientos y decoración utilizando mucha madera de demolición, tranqueras, matras y cuadros que reflejan los viejos studs, con los boxes a modo de mesas como máxima expresión de la relación de la marca con las actividades ecuestres. Es un restaurante enfocado a la familia, a parejas de más de 30 años y por la distribución y capacidad de sus salones, a empresas para la realización de almuerzos, cenas y eventos.
Su especialidad es la parrilla con leña, con una amplia variedad dentro de ese rubro ya que se ofrece una gran cantidad de cortes de novillo, cerdo, pollo y pescados, al que los fines de semana se le suman platos al horno de barro (pechito de cerdo, cordero patagónico y bondiola).
Dentro del menú de comidas, hay una sección con sugerencias del parrillero donde, entre otras cosas, figuran los chotos y pamplonas de cerdo y pollo de origen uruguayo, matambritos a la pizza, roquefort y verdeo terminados en el horno de barro, trucha sureña, churrasco de salmón rosado y una degustación de parrilla para 4 personas que incluye asado de novillito, colita de cuadril, matambrito de cerdo y pollo, a 120 pesos.
El valor promedio por persona es de 55 a 65 pesos, siempre dependiendo del tipo de bebida alcohólica que consuman. De lunes a viernes, al medio día, se presenta un menú por 31 pesos.
El lugar se encuentra de lunes a lunes de 12 a 16, al mediodía y de 20 a la medianoche, domingo a jueves, y hasta la 1.30 viernes y sábado.

Por su parte, Don Juan de Marco abre de lunes a sábado, sólo por las noches, de 20 a 2, y es un lugar exclusivo ya que su capacidad es de tan sólo 50 cubiertos. Aquí, el refinamiento y el buen gusto no quitan espacio a la comodidad, la calidez y el confort del ambiente.
El sitio apunta a una cocina contemporánea y los días de semana propone, para el martes, tapeo español y para el miércoles y jueves, sushi.
Después de las 12 pueden degustarse tragos, whisky o simplemente un café o postre.
Los valores rondan alrededor de 65 pesos sin bebida y cuenta con una exclusiva barra que posee vinos de las bodegas Catena Zapata, Rutini, Navarro Correas y Chandon, que varían entre los 25 y los 2000 pesos.


Karina Salazar