lunes, 5 de enero de 2009

Rosca de Reyes-Símbolo de festejo y reunión familiar, este platillo es infaltable en todo 6 de enero

No existen datos concretos sobre la época en que se incorporó en México el uso de la figurita del Niño Dios, sin embargo originalmente era de porcelana. La tradición marcaba que quien lo hallaba se convertía en su "padrino".

Una de las obligaciones era presentar en la iglesia, el día de la Candelaria, al niño Dios de la casa donde se había partido la rosca, además de solventar la fiesta con tamales y atole.

El gusto por esta fiesta motivó nuevas variantes, siempre con la idea de hacerla más divertida. En algunos lugares, por ejemplo, se tenía por costumbre esconder un anillo dentro del pan, que significaba boda próxima para el que lo hallara. También solía colocarse un dedal, que pronosticaba por el contrario una larga soltería.

Otra modalidad era nombrar "rey de la fiesta" a quien hubiera encontrado el muñequito. En ese caso, el afortunado podía escoger a una reina o a un rey, con quien asumiría el irrevocable compromiso de servir los tamales el 2 de febrero siguiente.

(continúa)